Fuertes críticas a Larreta por su gestión ambiental

Las organizaciones locales Basta de Demoler, el Observatorio del Derecho a la Ciudad y Basta de Mutilar Nuestros Árboles manifestaron a Télam que la Ciudad de Buenos Aires está «en emergencia ambiental» y destacaron que el jefe de Gobierno porteño «oculta deficiencias graves en la gestión de la crisis climática» y «disfraza de verde lo que no es».

«No vemos que en la Ciudad estén haciendo algo para protegernos del cambio climático que se nos avecina», alertó Ana Bas, presidenta de Basta de Demoler, quien también trazó un panorama poco alentador respecto de la cumbre de alcaldes al señalar que «son reuniones inútiles» que algunos dirigentes, entre los que incluyó a Larreta, utilizan como parte de «sus campañas políticas».

La dirigente subrayó que «sabiendo que el 53% de los gases del efecto invernadero proviene de los edificios residenciales y comerciales, según datos de la Agencia de Protección Ambiental, no obstante impulsaron un cambio del Código Urbanístico que permitió que se triplicara la densificación y se extremen las construcciones, lo que provoca una disminución de la circulación del aire y de la superficie permeable y limita la entrada de luz y oxígeno».

Jonatan Baldiviezo, fundador del Observatorio del Derecho a la Ciudad y de El Movimiento La Ciudad Somos Quienes La Habitamos, sostuvo que «el Gobierno porteño pretende consolidar su marketing verde con el encuentro C40 ocultando deficiencias graves en la gestión de la crisis climática».

«Hay un Plan Urbano Ambiental, aprobado en 2008, que debía actualizarse cada cinco años, pero transcurrieron 14 años y todavía no tuvo ninguna actualización», advirtió y consideró que «contamos con una ley marco de planificación que se encuentra desfasada temporalmente en más de 20 años cuando la Ciudad sufrió una enorme transformación en estas últimas dos décadas».

Para María Eva Koutsovitis, coordinadora de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la UBA e investigadora del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, la Ciudad de Buenos Aires se encuentra en «emergencia urbanística, ambiental y habitacional» y remarcó que el actual «modelo urbano ha potenciado el fenómeno de calentamiento» dado que «la temperatura máxima anual aumentó casi 1°C en las últimas tres décadas».

«Los datos oficiales revelan que los valores medios de superficie verde por habitante en la Ciudad de Buenos Aires, de 6 metros cuadrados, están muy por debajo de los estándares internacionales recomendados, de entre 10 y 15 metros cuadrados», detalló.

Precisó que «sin considerar cementerios, plazoletas secas, maceteros, bulevares, jardines verticales y otras categorías similares, la cifra real es de 4,7 metros cuadrados», alertó y explicó que «este indicador ambiental no se distribuye de manera uniforme en el territorio, resultando extremadamente crítico en los barrios populares, donde alcanza valores 100 veces menores a los recomendados».

Para Angélica Di Giácomo, de Basta de Mutilar Nuestros Árboles, «los temas de adaptación al cambio climático no se están ni considerando en la cumbre» y denunció que «el patrimonio arquitectónico arbóreo, la identidad barrial y la memoria personal y social están siendo destruidos al unísono».

Fuente consultada: Télam