Emilce Moler: «Debemos poder vincular las luchas pasadas con las actuales»

Emilce Moler, víctima y sobreviviente de «La noche de los lápices», reflexionó en torno a ese trágico suceso de nuestro pasado, que se refleja en el presente, al cumplirse 45 años del secuestro y asesinato de estudiantes secundarios que participaban en política y reclamaban por sus derechos.

Emilce Moler, en comunicación con Lugares Comunes, expresó respecto al desafío de mantener la memoria activa que «cada 16 de septiembre significa una interpelación al pasado y al presente. Colabora a visibilizar el lazo que los une». Y resaltó que tanto lo pasado como presente «tienen que ver con los resabios de las dictaduras. Las luchas pasadas están vinculadas a las luchas presentes, hay que poder explicar sus causas, tener una comprensión política de los hechos, de las disputas de intereses que se esconden e intentar desenmascararlas». Y comparó ambas épocas: «En aquel entonces los conflictos se dirimían con dictaduras, hoy es a través de las urnas». En ese sentido, destacó que «se necesita re-significar ese pasado en el presente, eso aún nos falta».

En cuanto al descreimiento de la política como herramienta de transformación, en diálogo con Elizabet Vega Gron, Emilce Moler manifestó que «la denostación de la política siempre existió, nosotros éramos subversivos por participar en política, cargamos con un estigma social». Y agregó: «Todo es político, cuando dicen que la política no sirve y evitan que la gente se comprometa es porque hay otros que quieren apropiarse de ella. Siempre hay alguien que hace política».

Al ser consultada por los debates políticos en el aula, Emilce Moler explicitó que «no hay nada más político que la educación. El sistema educativo es político. La escuela es el lugar ideal para poder debatir». A su vez, enunció que «debemos escuchar lo que dicen los chicos, porque ellos recogen discursos de varios lugares y los docentes desde su posición de adultos con conocimientos de los procesos históricos, sociales y económicos tienen que poder hacer una síntesis de sus pensamientos y experiencia y poder transmitirlos, quizás en un primer momento discuten y no te van a dar la razón, pero se quedan pensando». Y sostuvo  que «deben darse estas discusiones en las escuelas y en las casas, es la forma en que se originen valores democráticos que generen una conciencia ciudadana, bienvenido que así sea».

Fuente: Radio Caput